El 18 de junio, el presidente Biden anunció un programa que podría transformar la vida de cerca de medio millón de inmigrantes indocumentados que están casados con ciudadanos estadounidenses, ofreciendo una ruta más sencilla hacia la ciudadanía. 

Para aquellos que ingresaron al país sin autorización, el proceso para obtener la residencia legal después de casarse con un ciudadano estadounidense ha sido históricamente largo y complicado.

Hasta ahora, muchos inmigrantes casados con ciudadanos estadounidenses debían regresar a su país de origen y esperar por largos periodos antes de poder residir legalmente en Estados Unidos. Este requisito desalentaba a muchos de buscar la residencia permanente, manteniéndolos en un limbo legal.

La nueva medida

Bajo la nueva medida, aproximadamente 500.000 inmigrantes indocumentados y 50.000 personas menores de 21 años con un padrastro o madrastra con ciudadanía estadounidense, podrán solicitar un permiso de permanencia temporal o Parole in Place como se le conoce en inglés, sin tener que abandonar el país. 

Los beneficiarios de este permiso estarán protegidos temporalmente de la deportación, podrán solicitar autorización de trabajo legal y potencialmente podrían completar su proceso de solicitud de residencia permanente legal. 

Estas protecciones tendrán una duración de hasta tres años, a menos que se autoricen renovaciones en el futuro, según anunció el Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés). 

“Esta acción ejecutiva ofrecerá un alivio muy necesario y creará oportunidades tanto para inmigrantes como para ciudadanos, particularmente en la economía del cuidado.”, dijo Ai-Jen Poo, Presidenta de La Alianza Nacional de Trabajadoras del Hogar. “Los inmigrantes son esenciales para la infraestructura de atención de este país. Trabajan incansablemente como cuidadores de niños, asistentes de cuidado personal, asistentes de salud en el hogar y limpiadores de casas”. 

Aviso: La Alianza Nacional de Trabajadoras de Hogar es la organización socia de La Alianza.

En promedio, los 500.000 cónyuges indocumentados que califican para el nuevo permiso de permanencia temporal han vivido en Estados Unidos durante 23 años, tienen 40 años y han estado casados ​​con sus cónyuges ciudadanos estadounidenses durante muchos años, según la organización de defensa de la reforma de la inmigración y la justicia penal FWD.us.

Requisitos para ser elegible

  • Probar que ha estado en los Estados Unidos por al menos 10 años antes del 17 de junio de 2024.
  • Estar legalmente casado con un ciudadano estadounidense a partir del 17 de junio de 2024.
  • No pueden tener antecedentes penales que le descalifiquen, ni representar una amenaza a la seguridad nacional o tener deportaciones previas.
  • Haber ingresado originalmente a los Estados Unidos sin un permiso legal. 
  • Cumplir cualquier otro requisito legal.

Cuándo y cómo aplicar

Las aplicaciones para este permiso de permanencia temporal abrirán a finales del verano de acuerdo con DHS.

Los interesados deberán presentar un formulario ante Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés), junto con documentación de respaldo para demostrar que cumple con los requisitos y además pagar una tarifa. Las solicitudes se considerarán caso por caso.

DHS aseguró que próximamente se publicará más información sobre la elegibilidad y el proceso de solicitud y que USCIS rechazará cualquier solicitud individual recibida antes de la fecha en que comience el período de solicitud.

Desafíos 

A pesar del optimismo, se espera que haya desafíos legales a esta nueva regla y la posibilidad de que un futuro presidente intente revertirla.