Una de las estadounidenses prominentes que son celebradas durante el Mes de la Herencia Negra es Dorothy Bolden, una trabajadora del hogar que fundó una poderosa organización de trabajadoras en el año 1968 y lideró a más de 10.000 trabajadoras del hogar en campañas exitosas para aumentar los salarios y ganar derechos civiles.

El 9 de febrero, la congresista Nikema Williams tuiteó que su “foco de atención para este #MesdelaHerenciaNegra (#BlackHistoryMonth, en inglés) es Dorothy Lee Bolden”. Dorothy Bolden, explicó la congresista, “ayudó a los trabajadores de cuidados afroamericanos de Atlanta a aprovechar su poder político y dejó claro en todo el país que los trabajadores de cuidados son trabajadores esenciales”.

A continuación les contamos seis cosas que deben saber sobre esta líder que dedicó su vida a mejorar las condiciones laborales de las trabajadoras en el hogar.

Fue trabajadora del hogar desde que era una niña

Cuando apenas tenía 9 años, Dorothy Bolden empezó a trabajar lavando pañales junto a su madre quien era trabajadora del hogar en Atlanta, Georgia. Era la década de 1930 y Bolden ganaba 1,25 dólares a la semana.

Cuando ya era una adulta e inspirada por Rosa Parks, la maestra afroamericana que se negó a ceder su asiento en el bus a un hombre blanco durante la segregación racial en 1955, Bolden se unió al movimiento por los derechos civiles. 

Organizó a las trabajadoras del hogar en los autobuses

Según el historiador Dominique Mcindoe, los viajes en autobús inspiraron a Bolden a fundar un sindicato de trabajadoras del hogar. Así como suele suceder en la actualidad, muchas trabajadoras del hogar hacían largos viajes en transporte público para ir y volver de sus trabajos.

Mcindoe escribe que, durante los viajes en autobus, Bolden escuchó las “historias de salarios bajos, largas jornadas, viajes largos y condiciones de trabajo desfavorables” de sus compañeras de trabajo. Al darse cuenta de sus experiencias comunes, Bolden comenzó a movilizar a estas trabajadoras”.

Así fue como en 1968, Bolden fundó el Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar de América (NDWUA por sus siglas en inglés), y en 1972 la organización ya estaba ayudando a más de 13.000 trabajadoras del hogar.

Luchó por los derechos a través de la capacitación y la negociación

El Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar de América empezó ofreciendo educación a las trabajadoras. El objetivo era equiparar el trabajo doméstico con otras profesiones.

La organización capacitaba a las miembras en tareas como cocinar, comprar, conducir, cuidar niños y ancianos, entre otros.

Aunque la mayoría de estas mujeres ya tenían estas habilidades, al crear un programa de capacitación formal en el que las graduadas recibían un certificado de preparación, se declaraba que estas trabajadoras eran profesionales capacitadas dignas de respeto. 

El sindicato además facilitó que los trabajadores enseñaran unos a otros cómo negociar mejores salarios y horarios.

Bolden también elaboró un código de conducta para los empleadores que fijaba normas de seguridad y guías básicas sobre cómo tratar a las personas empleadas en los hogares. 

Estaba orgullosa de ser una trabajadora del hogar

Bolden estaba tan orgullosa de ser trabajadora del hogar que a menudo hablaba sobre la importancia de este oficio.

“Una trabajadora doméstica es una consejera, una doctora, una enfermera”, dijo en un suplemento de The Atlanta Journal y The Atlanta Constitution en 1983. “Se preocupa por la familia para la que trabaja como se preocupa por la suya”.

Logró gran influencia política

Bolden requería que todas las mujeres del Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar de América estuvieran registradas para votar.

Con una membresía de más de 10.000 trabajadoras del hogar, el grupo ganó gran influencia política en Atlanta y Georgia.

“Tenías que pasar por ella, no importaba si eras blanco o negro, pero si te postulabas para un cargo… tenías que obtener su bendición”, dijo el fallecido representante al Congreso por Georgia, John Lewis.

“No quiero estar allá afuera esforzándome por ti y tú ni te inscribes para votar” dijo Bolden en una oportunidad, dirigiéndose a las trabajadoras domésticas. “No somos mujeres de tía Jemima, y Dios sabe que no quiero que la gente piense que lo somos. Somos políticamente fuertes e independientes”.

Su legado se conmemora cada año

Bolden falleció en el 2005 a los 81 años, pero su legado es celebrado cada año en octubre, cuando se conmemora su nacimiento. 

En Filadelfia, las trabajadoras del hogar con el apoyo de varios oficiales electos, lograron pasar una legislación para declarar el 13 de octubre como el día oficial de Dorothy Bolden en esa ciudad.